Cómo elegir el suelo de tu vivienda

Antes de comenzar una reforma integral debemos decidir cómo será el nuevo suelo de nuestra vivienda. No hay que olvidar que el suelo  permanecerá mucho tiempo en nuestro hogar y por ello es recomendable la elección de suelos que no pasen de moda pero que al mismo tiempo se adapten al estilo y personalidad de quienes habiten la vivienda.

No errar en su elección es prioritario, y por ello, para no equivocarnos, debemos tener en cuenta una serie de puntos. Aspectos como el tránsito sobre ellos, temperatura, humedad, la luz o el estado del pavimento que se encuentre debajo son muy necesarios tenerlos en cuenta.

Si a ello le sumamos la gran variedad de estilos que existen en el mercado, la elección del suelo se convierte en una tarea nada fácil a la hora de ejecutar una reforma integral. Por ello, para avanzar en este campo e ir descartando opciones, el suelo debe ir acorde al estilo que hayas elegido para el diseño de interiores, ya que el peor error que puedes cometer es la elección de un suelo que choque contra el estilo general que decidas para tu vivienda.

En cuanto al tránsito sobre ellos, no es lo mismo una vivienda donde habite sólo una persona o pareja, a una vivienda donde haya niños y/o mascotas. Si el tráfico va a ser muy alto, es recomendable un suelo que ofrezca mucha resistencia como pueden ser los suelos cerámicos o de piedra, o los laminados de alta dureza. Si te gustan los suelos de madera, deberás estudiar detenidamente el tipo de madera y su acabado. Un profesional de reformas integrales podrá asesorarte sobre ello. Un suelo de vinilo es recomendable para zonas húmedas como baños o cocinas, y en casos donde no se quiera hacer mucha obra, pues puede colocarse sobre el existente.

La humedad y temperatura de la madera es otro punto a tener en cuenta. Si eliges un suelo de madera laminado y flotante, y en tu vivienda está instalada la calefacción por suelo radiante, los cambios de temperatura podrían dañarlo, además la madera  no es un buen conductor, por lo que el rendimiento de este sistema sería menor. Del mismo modo, si existe mucha humedad, un suelo de madera puede tender a levantarse, aunque en Madrid y alrededores es difícil esta situación.

La luz también influirá para elegir un suelo u otro. Si las estancias de la vivienda disponen de mucha luz podemos considerar un suelo de madera oscura. Si por el contrario, las estancias son poco luminosas, la mejor opción es un suelo que refleje la luz y de tonalidad clara.

El estado del pavimento base es muy importante para lograr el resultado deseado. No es lo mismo instalar un suelo en una superficie nivelada, seca y estable, a hacerlo en una superficie donde ya exista un suelo cerámico. La opción más óptima es siempre la primera porque lograremos mejores resultados. Si el suelo está libre de la existencia de otro suelo anterior, podremos instalar suelos de baldosas de piedra, cerámicos y algunos tipos de suelo de madera.  Si por el contrario ya existe un suelo anterior que no queremos eliminar, tendremos que  optar por suelos de vinilo o tarima flotante.

Asegúrate de que los suelos que elijas cuenten con garantía y, como para que esta sea efectiva el fabricante va a exigir que sea manipulado según las indicaciones que ofrecen y una buena instalación, asegúrate de que la empresa de reformas que elijas sea realmente especialista. De esta forma evitarás poder encontrarte con un suelo defectuoso y que no cubran la garantía del mismo por no elegir profesionales adecuados.

Recuerda que uno de los grandes elementos que proporcionará a tu casa un cambio total es el suelo. Déjate asesorar por buenos profesionales de las reformas como Simetrika Rehabilitación Integral. Podremos unir todos los elementos de la reforma para que el resultado sea un éxito.

No renuncies a Simetrika.

elegir suelo vivienda

Suelso madera oscura

suelos cerámicos vivienda

suelos vivienda

 

2016-09-13T20:15:45+00:00