Ramírez de Prado

Los clientes querían reformar su casa, pero no sabían cómo. Solo nos pidieron darle a la vivienda un “aire nuevo” y todo el almacenaje posible. Les planteamos un cambio radical, con una distribución totalmente nueva y muy distinta a la original. Todo cambió de sitio para dejar una amplia zona central que ahora aloja al salón con una gran cocina integrada. Y armarios, muchos armarios. Los clientes confiaron en nosotros y ahora están encantados, tanto que al piso de antes de la reforma lo llaman “la otra casa”.

ramirezdeprado_portada

Ramírez de Prado

Los clientes querían reformar su casa, pero no sabían cómo. Solo nos pidieron darle a la vivienda un “aire nuevo” y todo el almacenaje posible. Les planteamos un cambio radical, con una distribución totalmente nueva y muy distinta a la original. Todo cambió de sitio para dejar una amplia zona central que ahora aloja al salón con una gran cocina integrada. Y armarios, muchos armarios. Los clientes confiaron en nosotros y ahora están encantados, tanto que al piso de antes de la reforma lo llaman “la otra casa”.

¿Hablamos?