Copenhage

La obra llevada a cabo es la culminación de un deseo, a veces de un sueño largamente anhelado. Esta materialización se realizó a través de una actuación integral en la vivienda unifamiliar de cuatro plantas a las afueras de Madrid que con tanta ilusión habían adquirido los propietarios. La vivienda se compone de cuatro plantas, distribuidas en un semi-sótano con garaje y zonas de servicio, planta baja con acceso al jardín privado, planta primera y planta bajocubierta. El concepto principal que ha articulado este proyecto era combinar privacidad e intimidad de los espacios cerrados con la versatilidad e integración de los espacios abiertos. Al concebir el espacio de la vivienda de esta forma, pueden desarrollar una vida familiar conjunta, donde se fomente y propicie la relación entre sus miembros y poder así disfrutar unos de otros. Para ello, los espacios comunes, salón, comedor y cocina, se han diseñado como espacios abiertos. A la vez, utilizando elementos constructivos (celosías, muebles a medida, chimenea, iluminación…) se estructuran las distintas estancias entre sí sin perder la diferenciación de ambientes. A través del diseño personalizado de los diferentes elementos se ha conseguido cubrir las necesidades de sus propietarios, creando una circulación fluida y funcional en el espacio. Otro punto clave ha sido la unión entre interior y exterior mediante el uso de la perspectiva. Las plantas superiores, primera y bajo buhardilla, destinadas a los dormitorios, se han realizado en base al programa de necesidades de cada miembro de la familia. Realizar una vivienda para todos y cada uno de ellos ha sido un reto, y un placer, para Simetrika.

portadaCoslada

Copenhage

La obra llevada a cabo es la culminación de un deseo, a veces de un sueño largamente anhelado. Esta materialización se realizó a través de una actuación integral en la vivienda unifamiliar de cuatro plantas a las afueras de Madrid que con tanta ilusión habían adquirido los propietarios. La vivienda se compone de cuatro plantas, distribuidas en un semi-sótano con garaje y zonas de servicio, planta baja con acceso al jardín privado, planta primera y planta bajocubierta. El concepto principal que ha articulado este proyecto era combinar privacidad e intimidad de los espacios cerrados con la versatilidad e integración de los espacios abiertos. Al concebir el espacio de la vivienda de esta forma, pueden desarrollar una vida familiar conjunta, donde se fomente y propicie la relación entre sus miembros y poder así disfrutar unos de otros. Para ello, los espacios comunes, salón, comedor y cocina, se han diseñado como espacios abiertos. A la vez, utilizando elementos constructivos (celosías, muebles a medida, chimenea, iluminación…) se estructuran las distintas estancias entre sí sin perder la diferenciación de ambientes. A través del diseño personalizado de los diferentes elementos se ha conseguido cubrir las necesidades de sus propietarios, creando una circulación fluida y funcional en el espacio. Otro punto clave ha sido la unión entre interior y exterior mediante el uso de la perspectiva. Las plantas superiores, primera y bajo buhardilla, destinadas a los dormitorios, se han realizado en base al programa de necesidades de cada miembro de la familia. Realizar una vivienda para todos y cada uno de ellos ha sido un reto, y un placer, para Simetrika.

¿Hablamos?