Reforma en Lavapiés

Desde los primeros pasos supimos del valor de este proyecto, de su alto contenido sentimental, no solo por estar en unos de los barrios más emblemáticos y con más encanto de Madrid, sino por ser la vivienda familiar de casi cuatro generaciones. Nuestro lema para abordarlo fue “desplegando las alas sin perder las raíces, para conformar un proyecto donde poder dibujar un nuevo futuro, una nueva forma de vivir el mismo espacio.

El concepto principal sobre el cual se ha articulado este proyecto era combinar privacidad e intimidad de los espacios cerrados con la versatilidad e integración de los espacios abiertos. Al concebir el espacio de la vivienda de esta forma, se puede desarrollar una vida en pareja conjunta, donde se fomente y propicie la relación entre sus miembros y poder así disfrutar unos de otros, sin perder independencia y privacidad. Para ello, los espacios comunes de salón, comedor y cocina se han diseñado como espacios abiertos. A la vez, utilizando elementos constructivos (celosías, muebles a medida, iluminación…) se estructuran las distintas estancias entre sí sin perder la diferenciación de ambientes. A través del diseño personalizado de los diferentes elementos se ha conseguido cubrir las necesidades de los propietarios, creando una circulación fluida y funcional en el espacio. Otro punto clave ha sido la grata sorpresa de encontrar elementos estructurales de madera maciza originales del edificio que nos han ayudado a aportar carácter y personalidad, conservando así su esencia.

Realizar una vivienda contando con el valor sentimental de nuestro cliente es siempre un reto, y un placer, para Simetrika.

portada_lavapies

Lavapiés

Desde los primeros pasos supimos del valor de este proyecto, de su alto contenido sentimental, no solo por estar en unos de los barrios más emblemáticos y con más encanto de Madrid, sino por ser la vivienda familiar de casi cuatro generaciones. Nuestro lema para abordarlo fue “desplegando las alas sin perder las raíces, para conformar un proyecto donde poder dibujar un nuevo futuro, una nueva forma de vivir el mismo espacio.

El concepto principal sobre el cual se ha articulado este proyecto era combinar privacidad e intimidad de los espacios cerrados con la versatilidad e integración de los espacios abiertos. Al concebir el espacio de la vivienda de esta forma, se puede desarrollar una vida en pareja conjunta, donde se fomente y propicie la relación entre sus miembros y poder así disfrutar unos de otros, sin perder independencia y privacidad. Para ello, los espacios comunes de salón, comedor y cocina se han diseñado como espacios abiertos. A la vez, utilizando elementos constructivos (celosías, muebles a medida, iluminación…) se estructuran las distintas estancias entre sí sin perder la diferenciación de ambientes. A través del diseño personalizado de los diferentes elementos se ha conseguido cubrir las necesidades de los propietarios, creando una circulación fluida y funcional en el espacio. Otro punto clave ha sido la grata sorpresa de encontrar elementos estructurales de madera maciza originales del edificio que nos han ayudado a aportar carácter y personalidad, conservando así su esencia.

Realizar una vivienda contando con el valor sentimental de nuestro cliente es siempre un reto, y un placer, para Simetrika.

¿Hablamos?