Diseño ecológico de oficinas

Una de las claves para el diseño de una oficina inteligente radica en su sostenibilidad. Con el auge de las condiciones económicas, las empresas buscan espacios de oficinas modernos que tengan conceptos y diseños ecológicos. Las empresas confían en un espacio de oficina eficiente en energía, multifuncional y flexible, que no deje ninguna huella perjudicial en nuestro medio ambiente.

Los espacios de oficinas más ecológicos no solo brindan beneficios ambientales, sino que también atraen a clientes que prefieren hacer negocios con empresas que tienen prácticas comerciales ecológicas. La configuración de una oficina más ecológica no significa que sea poco atractiva o estéticamente aburrida. Podemos conseguir un espacio llamativo sin renunciar a un espacio verde.

La primera regla para un diseño de oficina sostenible es la posibilidad de que la toxicidad no aparezca a corto plazo. El espacio debe irradiar energía positiva y para ello la utilización de materiales reciclables es necesaria. Si existe algún material que pueda exponer a las personas a efectos secundarios nocivos hay que eliminarlo completamente. Otro punto a tener en cuenta es la importancia de contar con ordenadores eficientes. La administración inteligente de la energía en ellos, como que se apague la pantalla tras un tiempo determinado de inactividad o configurar el escritorio para hibernar al final del día son iniciativas muy simples que desempeñan un importante papel.

La iluminación inteligente, los sistemas automáticos temporizados, detectores de movimiento y sensores fotográficos que pueden apagar y encender la iluminación según sea necesario o cuando las habitaciones están vacías son otros de los complementos a los que una oficina que quiera ser sostenible no debería renunciar.

Las empresas utilizan la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano en exceso, desperdiciando una cantidad enorme de energía. Si utilizamos termostatos programables, podemos ahorrar energía y los usuarios tendrán la capacidad de bajar la calefacción cuando sea necesario o ajustar los niveles de temperatura durante el día o la noche.

La segunda regla para un diseño de oficinas sostenibles es la utilización de materiales reciclables, amigables con el medio ambiente. Ya sea a través del uso de materiales ecológicos que se obtuvieron de manera respetuosa con el medio ambiente o mediante la reutilización de materiales, debemos cambiar a alternativas ecológicas para todo tipo de papel. La empresa tiene la responsabilidad de informar y alentar a sus empleados a conservar recursos y ayudarlos a reciclar en su rutina diaria.

La tercera regla para un diseño de oficinas sostenibles es fomentar las practicas ecológicas. Si una empresa se lo puede permitir, puede ahorrar energéticamente dando la opción a sus empleados a tener algún día de trabajo desde casa.

Anima a los empleados a tener una planta en su mesa de trabajo, ayudará a mejorar la calidad del aire interior al tiempo que aumentará su motivación y producción.  (Ver “Las 5 razones principales para tener plantas de interior”)

Una práctica sencilla pero muy olvidada en el entorno empresarial es reutilizar y reciclar. Todo lo que requiere para poder realizarlo es instalar contenedores de reciclaje dedicada a la recolección de vidrio, papel y plásticos. Las impresoras usadas, los cartuchos de tinta usados, los viejos monitores u otros tipos de equipos que se hayan quedado obsoletos pueden dejarse en los lugares designados para ellos.

Ser ecológico no es un viaje rápido ni se consigue de la noche a la mañana. Conseguir que los empleados compren y realicen prácticas más ecológicas es todo un reto que requiere educación, formación y tiempo.

 

2020-01-22T19:35:05+01:00