Fraudes y estafas en las reformas

A la hora de planear el proyecto de cualquier reforma integral es más que importante tener en cuenta que, por desgracia, en este sector se da con mucha frecuencia intrusismo profesional que con trampas y engaños  puede convertir nuestra reforma en un fracaso absoluto. Por eso desde Simetrika queremos ofrecer a nuestros clientes unas pequeñas pinceladas de la realidad del “lado oscuro” del mundo de las reformas de viviendas, edificios o locales comerciales.

Por el camino nos encontramos engaños leves o moderados y auténticos fraudes. Pero no te preocupes, en este post te enseñamos cómo evitar caer en la trampa.

En el primer grupo de engaños, los leves o moderados, podemos enmarcar todos aquellos que nos pueden acarrear un perjuicio o un coste superior al pactado o esperado.

Veamos a continuación algunos de los ejemplos más claros:

El primero y quizá, el más habitual es el bajo presupuesto inicial que ofrecen estas empresas trampa a sus clientes. ¿Dónde está el engaño?  Se trata de un presupuesto falso, puesto que poco a poco van surgiendo nuevas partidas ocultas que hacen subir el coste total de la reforma. La realidad es que el presupuesto final de ésta no resulta más económico.

Desde Simetrika, nos gusta transmitir a los clientes con la máxima transparencia, que una empresa dedicada a las reformas es como cualquier otro negocio o transacción, el objetivo es obtener beneficio, pero siempre con la satisfacción del cliente como objetivo principal.

Otro de los engaños más comunes es la falta de información. En muchas ocasiones en el presupuesto no se especifica la calidad de los materiales, el cliente es atraído por el bajo precio y dichos materiales  causan numerosos problemas: baldosas que se rompen más rápido de lo habitual, puertas semi-huecas, sanitarios o griferías de marcas desconocidas que hacen muy difícil la búsqueda de los recambios, muebles de cocina llamados “kit”, (prefabricados y de muy baja calidad)…

El personal es otro de los problemas a los que nos enfrentamos. Se realiza la reforma con personal no cualificado, y la calidad de la obra, los acabados, e incluso la seguridad de las instalaciones y edificaciones no es la adecuada. Además de los perjuicios que pueden causar operarios no expertos, existe el riesgo de que realicen la reforma trabajadores que no estén contratados ni dados de alta en la Seguridad Social, con los graves problemas que esto conlleva en caso de un accidente laboral.

estafas en las reformas

Como ves, dejar nuestro hogar o local en manos de empresas de reformas “low cost” puede tener desastrosas consecuencias. Pero estas no son las más graves, puesto que la lista de trampas y engaños se extiende a niveles muy superiores. A continuación detallamos los engaños y trampas graves:

En este tipo de engaños, la intención de los que se hacen llamar “profesionales” de reformas es aprovecharse del cliente y beneficiarse económicamente sin finalizar el trabajo. Desde un principio la empresa fraudulenta sabe que no va a finalizar la reforma pactada, y sus pasos son: presupuestar muy barato, recibir el primer pago para comprar el material, y por último, desaparecer. Pero, ¿Cuáles son los indicios? ¿Qué debemos conocer para evitar caer en esta trampa?

Primero, es fundamental saber que todas las empresas de reformas solicitamos un primer pago, que casi siempre supone una parte significativa del coste total, y que es necesario para comprar el material. Como cliente, debes asegurarte de la profesionalidad de la empresa que va a reformar tu espacio, una de las formas de hacerlo es comprobar que todos los datos que aparecen en el contrato que ambas partes deben firmar, sean correctos y que disponga de un domicilio público donde ser fácilmente localizada. La empresa debe disponer además de un seguro de responsabilidad civil en vigor, el cliente debe asegurarse de su existencia.

estafas en las reformas

Un indicio muy claro de que se trata de una estafa, es la intención de no acabar la obra por parte de la empresa. Trabajan mal y ocasionan problemas al cliente de forma constante. Finalmente, el cliente decide finalizar sus servicios, habiendo perdido dinero y, por supuesto, sin resultado satisfactorio. Una variante de la misma estafa, consiste en presupuestar las primeras fases de la obra a un precio más elevado, y las últimas fases muy baratas, de manera que el total del precio es más barato que la competencia. Lo que el cliente desconoce es que la empresa inicia la obra y la abandona sin realizar las últimas fases, que apenas aportan beneficio. La empresa desaparece, y el cliente, buscando un precio más bajo, cae en la peor trampa posible: sin dinero y sin reforma.

Desde Simetrika queremos garantizar al cliente un resultado satisfactorio, con un presupuesto claro y establecido desde el inicio, con unos trabajadores profesionales y con un equipo humano que acompaña el proyecto desde el principio hasta el final. En la actualidad, el precio es un factor a tener en cuenta, pero no el más importante. Lo cierto es que decantarse por una oferta o chollo de los que encontramos navegando por internet puede salirnos mucho más caro que poner nuestro hogar en manos de una empresa seria y con garantía de resultado.

2016-04-25T10:19:47+00:00